El hidrógeno, a menudo pasado por alto en el pasado, ha emergido como un poderoso antioxidante, desafiando las creencias erróneas sobre el agua alcalina y su relación con la salud. A diferencia del agua alcalina, el agua hidrogenada actúa como un agente antioxidante clave al prevenir la oxidación, protegiendo nuestras células del daño.

Descubre el poder del pH del agua: tu guía para una vida saludable

El hidrógeno, a menudo pasado por alto en el pasado, ha emergido como un poderoso antioxidante, desafiando las creencias erróneas sobre el agua alcalina y su relación con la salud. A diferencia del agua alcalina, el agua hidrogenada actúa como un agente antioxidante clave al prevenir la oxidación, protegiendo nuestras células del daño.

Este descubrimiento científico ha destacado la importancia del agua hidrogenada, que tiene un pH neutro, entre 7 y 7.5, similar al de la sangre. Esta característica permite contrarrestar los efectos de la acidificación y, al mismo tiempo, ofrece un antioxidante efectivo sin los riesgos asociados a los minerales inorgánicos presentes en el agua alcalina de alto pH.

El agua hidrogenada, a diferencia del agua alcalina, no solo neutraliza los ácidos en nuestro cuerpo, sino que también combate directamente la oxidación, el principal factor detrás de la formación de radicales libres y el estrés oxidativo. Esta capacidad antioxidante, respaldada por la investigación científica, ha redefinido la forma en que entendemos los beneficios para la salud asociados al agua.

¿Por qué es importante el pH del agua?

El pH del agua es importante para la salud humana y para el medio ambiente.

  • Para la salud humana: el pH del agua puede afectar la digestión, la absorción de nutrientes y la función celular. El agua con un pH demasiado ácido o alcalino puede causar problemas de salud, como irritación del estómago, problemas digestivos y osteoporosis.
  •  Para el medio ambiente: el pH del agua afecta la vida acuática. Los peces y otros organismos acuáticos tienen un rango de pH óptimo para su supervivencia. El agua con un pH demasiado ácido o alcalino puede dañar la vida acuática.

Se recomienda cada vez más beber agua de mineralización débil y pH neutro, libre de contaminantes y rica en hidrógeno. Aunque el agua puede contribuir a nuestra hidratación diaria, es importante recordar que la asimilación de minerales orgánicos provenientes de los alimentos es crucial para nuestro organismo.

Esta visión desafía la noción de que altas concentraciones de minerales inorgánicos presentes en el agua sean beneficiosas a largo plazo.

Se recomienda cada vez más beber agua de mineralización débil y pH neutro, libre de contaminantes y rica en hidrógeno. Aunque el agua puede contribuir a nuestra hidratación diaria, es importante recordar que la asimilación de minerales orgánicos provenientes de los alimentos es crucial para nuestro organismo.

En resumen, la relevancia del hidrógeno como antioxidante ha redefinido el enfoque hacia la hidratación y la salud. Optar por agua de mineralización débil, pH neutro y alta concentración de hidrógeno puede ser clave para mantener un equilibrio saludable en nuestro cuerpo.

Recuerda hidratarte día a día con agua hidrogenada, actúa como un agente antioxidante clave al prevenir la oxidación; así proteges las células y salud de tu cuerpo.

#Hydrasana